La situación actual del parque es lamentable:

isletas con y sin pavimento a diferentes alturas se alternan, imposibilitando el acceso a personas en silla de ruedas y dificultando el acceso con carritos de bebé
las zonas sin pavimento (con gravilla) están llenas de cristales debido a la actividad nocturna de la zona, lo cual es intolerable en una zona infantil
la zona de juego infantil no está completamente aislada, por lo que los niños tienen acceso directo a la carretera por un lado (Blasco Ibáñez) y al carril bici por el otro lado
hay una pequeña zona con césped que se utiliza tanto por los niños como por los perros para dejar sus excrementos.
Por todo ello se solicita una remodelación del parque para:

garantizar su accesibilidad
impedir la presencia de cristales en el parque
aislar correctamente la zona infantil de la carretera y el carril bici entre los que se sitúa
separar adecuadamente la zona pipi-can de la infantil